Tienes web, redes sociales… Sólo te falta el marketing de contenidos

Tienes web, redes sociales… Sólo te falta el marketing de contenidos

Una buena estrategia de marketing es clave para rentabilizar la inversión en publicidad en Internet y en comunicación digital

 

Tu empresa ya lo tiene todo: una web bonita, un perfil en Facebook, un anuncio en el periódico local… Pero algo falla. Quieres que la inversión en publicidad en Internet sea rentable, pero no sabes cómo lograrlo.¿Qué es lo que falta? Está claro: una buena estrategia de marketing de contenidos.

El Marketing de Contenidos forma parte de lo que se conoce como Inbound Marketing, una estrategia que consiste en crear y compartir un contenido específico para tu público, logrando captar su atención, atraerlo y fidelizarlo, logrando en un corto espacio de tiempo que su experiencia con la marca sea lo más agradable y enriquecedora posible. Como se puede comprobar, tiene mucha relación con el Social Media Marketing, pero va más allá: en este caso, además de compartir información en redes sociales e interactuar con el usuario, le ofrecemos un contenido de valor.

Para ello, nos valemos de las siguientes estrategias:

1 – Investigación y análisis

Es necesario un esfuerzo por conocer al target: cuál es su perfil, qué intereses tiene, cómo interactúa en las redes sociales… Para poder planificar una buena estrategia de marketing de contenido debemos saber, entre otras cosas, cómo se comporta nuestro público en la red: qué páginas visitas, qué palabras clave utiliza en sus búsquedas en Google, etcétera.

La información es poder y, en nuestro caso, es una herramienta muy necesaria para poder afrontar una campaña de éxito.

2 – Información de interés = Contenido de valor

Ya le conocemos bien, así que podemos escribir para él. Sabemos qué contenidos le interesarán, así que se los ofreceremos con periodicidad, poco a poco, captando su atención y fidelizando su comportamiento con nuestra marca. Dicho de otro modo: le brindaremos un contenido de valor que le interese tanto como para ayudarnos a divulgarlo, compartiéndolo en sus perfiles de redes sociales.

3 – Conversación

Le conocemos y le proporcionamos la información que quiere. El siguiente paso es ganarnos su confianza conversando con él, escuchando su opinión e interactuando en redes sociales en la medida de lo posible.

4 – Conversión de cliente potencial a prosumer

La meta final de nuestra estrategia de marketing de contenidos es convertir a nuestro cliente potencial en usuario prosumer, es decir, en prescriptor de nuestra marca. Dicho de otra manera, lo que buscamos es que nuestro usuario recomiende nuestro producto y se convierta en una pieza activa de nuestra estrategia publicitaria.

 

Pasito a pasito

Como es obvio, las estrategias de Inbound Marketing o Marketing de Contenidos llevan tiempo. No podemos esperar que con nuestro primer post en un blog o nuestra primera semana gestionando la página de Facebook de nuestra marca nos lluevan los clientes. Eso sólo ocurre en casos muy determinados en los que logramos viralizar el contenido que ofrecemos. Pero, como decimos, lo habitual es que este proceso sea gradual, lento pero seguro.

¿Cuál es su ventaja?

Sin duda, su rentabilidad. La relación entre la inversión que nos supone y el beneficio que puede generarlos es más que convincente frente a otras estrategias de marketing, como la publicidad tradicional. Sobre todo porque, como decimos, no sólo pretendemos darnos a conocer, sino atraer al usuario y convertirlo en prosumer o prescriptor de nuestra marca.

¿Cuál es tu estrategia publicitaria? ¿Tiene tu página web un blog y un perfil activo en redes sociales? ¡Cuéntanoslo!

Dejar una opinión